27.8 C
Buenos Aires
23 febrero, 2024

Tsitsipas detectó que una mujer imitaba el sonido de una abeja para desconcentrarlo y pidió que fuera expulsada


Molesto por la situación, el tenista griego se acercó hasta el juez de silla para exigirle que interviniera y luego la enfrentó.

17/08/2023 12:22

Clarín.com Deportes Actualizado al 17/08/2023 12:23

Stefanos Tsitsipas derrotó por 7-6(3) y 7-6(2) al tenista estadounidense Ben Shelton y se clasificó a los octavos de final del Masters 1000 de Cincinnati, instancia donde deberá medirse ante el polaco Hubert Hurkacz. Pero el disputado partido fue noticia por otra cosa: la actitud de una mujer en el público que sacó de sus casillas al griego, 4 del mundo. 

Tsitsipas mantenía la pelea en el segundo set, 3-4 abajo, luego de llevarse el primer parcial, cuando se desencadenó una insólita escena que hizo demorar las acciones durante varios minutos.

El tenista griego estaba por hacer un servicio y empezó a revolear su raqueta como si estuviera siendo atacado por algún tipo de insecto. La situación se repitió en varias oportunidades hasta que Stefanos se terminó de dar cuenta qué era lo que estaba pasando: alguien del público estaba imitando el zumbido de una abeja para desconcentrarlo.

En ese instante, Stefanos se dirigió hacia el juez de silla para explicarle lo que estaba pasando, suponiendo que alguien de la platea preferencial buscaba afectarlo para favorecer al estadounidense Shelton, apoyado por el público local.

“Hay una persona que está imitando a una abeja detrás mío”, le dijo al umpire. “Es un zumbido, justo antes de sacar, ¿crees que eso está bien?”, continuó el griego, quien aseguró indignado que “esto nunca me pasó en toda mi carrera, Supongo que está apoyando a otro jugador».

​El árbitro le pidió tranquilidad a Tsitsipas y le remarcó que le iba a pedir a la espectadora que se detuviera pero no logró calmar su inquietud. El griego volvió a su posición en la línea de fondo pero siguió caminando hacia atrás para dirigirse hacia el público, buscando a la persona responsable de su enojo.

“¿Quién es?”, preguntó con cara de pocos amigos, mientras varios espectadores comenzaron a señalar a una mujer como la autora material del episodio.

En ese momento, Tsitsipas regresó hacia la posición del juez de silla, quien le preguntó si sabía quién era exactamente la persona en cuestión. “La quiero afuera, ella tiene que irse”, le respondió el griego tras advertirle que se trataba de una mujer rubia, de anteojos negros, sentada en la primera fila.

A la mujer no le quedó otro remedio que reconocer su actitud antideportiva y pedirle disculpas al tenista, quien las aceptó de mala gana y volvió a meterse en el partido para un rato después llevarse el triunfo.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS