11.9 C
Buenos Aires
22 julio, 2024

US Open, día 8: Carlos Alcaraz vuela en el cemento de Nueva York y con su victoria 40 en Grand Slam está en cuartos

El español Carlos Alcaraz parece tener una nueva superficie favorita. Este lunes, arrolló al italiano Matteo Arnaldi en los octavos de final del US Open, para seguir cosechando prodigiosas marcas en cemento, además de su victoria número 40 en torneos de Grand Slam.

Alcaraz, que el año pasado obtuvo en Nueva York su primer título de Grand Slam, superó a Arnaldi (número 61 de la ATP) por 6-3, 6-3 y 6-4 en una hora y 57 minutos de juego.

A sus 20 años, el español es el primer tenista en cuatro décadas que pisa cuartos de final en sus tres primeras apariciones en Nueva York.

Su siguiente rival saldrá del duelo que a última hora tendrán el alemán Alexander Zverev o el italiano Jannik Sinner, con quien reeditaría la épica batalla de los cuartos del año pasado que se prolongó por más de cinco horas.

«Sascha (Zverev) está jugando bien y Jannik también. Será un partido muy duro entre ellos, lo voy a ver seguro», avanzó Alcaraz en la pista. «No sé contra quién jugaré pero serán unos cuartos difíciles contra cualquiera», completó.

«Todo el mundo se acuerda del partido (contra Sinner) del año pasado pero aún tiene que jugar», dijo Alcaraz sobre su gran rival generacional.

Foto: Danielle Parhizkaran-USA TODAY SportsFoto: Danielle Parhizkaran-USA TODAY SportsSiguiendo de reojo a Novak Djokovic, su gran oponente y también instalado en cuartos, Alcaraz viene mostrando un alto nivel y solo se ha dejado un set en sus cuatro primeros cruces.

El domingo, el español se tomó una jornada de descanso tras su trabajosa victoria ante el británico Daniel Evans, quien le arrebató un set y le puso en mayores apuros que Arnaldi este lunes.

El italiano, de 22 años, se estrenaba a estas alturas de un Grand Slam gracias a su inesperado triunfo ante el británico Cameron Norrie (16º de ATP), quien sí conoce la victoria en dos ocasiones ante Alcaraz.

«Estoy muy contento de mi intensidad desde el principio hasta la última bola», remarcó Alcaraz. «Jugué un partido sólido, con menos errores, haciendo mi juego yendo a la red todo el tiempo. Estoy contento con mi actuación en general», indicó.

Bajo el techo cubierto de la mayor pista del mundo, Arnaldi, entregó el primer set en 33 minutos y el segundo en 41 sin tener una sola oportunidad de romper el servicio de Alcaraz.

El español trataba de mantener la intensidad para zanjar el cruce por la vía rápida y reservar las mayores energías posibles en este último Grand Slam de la temporada.

Aún así también se permitió varios golpes de virtuosismo para disfrute de las tribunas, donde este lunes estuvieron personalidades como la estrella NBA Jimmy Butler y el cantante J Balvin, ambos luciendo el sombrero vueltiao típico del Caribe colombiano.

Foto: ELSA / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFPFoto: ELSA / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / Getty Images via AFPAprovechando su superioridad, Alcaraz se animó a firmar delicados globos y sutiles dejadas inalcanzables para las piernas del italiano.

Alentado por el público, que quería alargar el espectáculo, Arnaldi levantó la cabeza en el arranque de la tercera manga y encontró su único quiebre del partido, para avanzarse 1-2.

La reacción del voluntarioso Arnaldi, un tenista que en la pasada edición rondaba el lugar 200 del ranking, fue rápidamente sofocada por Alcaraz, que le rompió el servicio de vuelta.

El italiano no dejó de pelear pero Alcaraz estaba decidido a guardar toda la energía posible para los próximos desafíos.

Devorador de récords de precocidad, Alcaraz unió su nombre al de Andre Agassi como los únicos tenistas en alcanzar tres veces los cuartos de final del US Open antes de cumplir 21 años.

También es el primer hombre en llegar hasta al menos esta fase en sus tres primeras apariciones en Nueva York desde que lo hiciera Johan Kriek entre 1978 y 1980.

Sus éxitos en Flushing Meadows, donde los fanáticos lo adoptaron como uno de los suyos, han hecho que ahora considere la pista dura como su superficie predilecta por delante del polvo de ladrillo, en la que se formó como jugador en España y vio cómo su ídolo Rafael Nadal ganaba 14 trofeos de Roland Garros.

«Sí. Ahora mismo mi superficie favorita es la pista dura. Cuando gané Wimbledon me enamoré del césped. Probablemente el polvo de ladrillo sea la última para mí», cerró.

Fuente: AFP

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS