22.4 C
Buenos Aires
15 abril, 2024

El boletín de Sergio Massa: primer año de bochazos, recuperatorio en agosto y prueba final en octubre


Los números del primer año de Sergio Massa como ministro de Economía fueron discretos. Comparados con siete de sus antecesores, aún peores.

Los números del primer año de Sergio Massa como ministro de Economía fueron discretos. Y comparados con los de sus antecesores, aún peores. Puntualmente, en materias económicas como la inflación y acumulación de reservas, el actual ministro tuvo la peor nota de la clase.

Un trabajo de la consultora Analytica, que dirige Ricardo Delgado, comparó el primer año de Massa con el de siete ministros anteriores de la democracia: Juan Sourrouille (Raúl Alfonsín), Domingo Cavallo (Carlos Menem), José Luis Machinea (Fernando de la Rúa), Roberto Lavagna (Eduardo Duhalde/Néstor Kirchner), Axel Kicillof (Cristina Kirchner), Nicolás Dujovne (Mauricio Macri) y Martín Guzmán (Alberto Fernández). Se eligieron siete variables para medir el pulso de cada gestión: variación del PBI, la inflación acumulada, la variación de reservas, evolución del salario formal descontando la inflación, el resultado de las cuentas públicas, la variación del precio del dólar y también de la pobreza.

Massa se ubicó en el quinto mejor desempeño en términos de actividad económica (arriba de Machinea, Kicillof y Guzmán; peor que los que lograron estabilizar como Sourrouille, Cavallo y Lavagna); fue el peor en materia inflacionaria y de acumulación de reservas; sexto en recuperación del salario real (solo mejor que Lavagna y Kicillof) y en performance fiscal (Guzmán y Dujovne mostraron registros peores); cuarto en sostener el tipo de cambio (logró dejarlo en equilibrio respecto a la marcha de los precios y séptimo en pobreza (se tomó la medición en GBA en personas).

“Los fríos números de la performance de Ma-ssa, comparados con otros momentos históricos, son discretos. Vale, de todos modos, matizar su desempeño ya que es el único de los seleccionados que asumió a un año de completar una muy pobre gestión presidencial. También, al igual que Guzmán, debió enfrentar las consecuencias macroeconómicas y sociales de la pandemia Covid-19, los efectos temporales de la guerra en Europa y la sequía”, comentó Delgado. El caso de Guzmán es paradigmático: sus números reflejan claramente el impacto de la pandemia. También es cierto que otros países de la región no vieron un aumento de la pobreza en esa magnitud.

Massa enfrentó la turbulencia que significó el despido de Guzmán, por la fuerza, de su cargo en el Gobierno, aunque también -en tren de comparación-, los términos de intercambio aun con la pandemia fueron mejores que los que hubo en la Argentina entre 1985 y 2002, justo cuando China ingresó a la OMC, su economía empezó a crecer por encima del 10% anual y el dólar a nivel global empezó a depreciarse. Pese al endurecimiento de la Fed desde hace un año y la notable desaceleración china y el crecimiento del desempleo joven en ese país, el contexto global de un equipo económico argentino, cualquiera sea su signo político, hoy es más holgado que el de los 80 y 90.

El primer año de Massa comparado con el de sus antecesores permite 3 comentarios finales.

Primero, hay desempeños de los ministros que parecen contraintuitivos. El primero año de Dujovne en lo fiscal fue más laxo de lo que se pensaría dado que Macri reivindica la austeridad fiscal (subió el déficit en 2017). Algo similar pasó con la caída de los salarios en los períodos de Kicillof y Lavagna en sus primeros años (en 2002 no había aún paritarias y las empresas salían de sus quebrantos dándose un ajuste severo).

En segundo lugar, Massa no logró resultados favorables en 12 meses en lo económico pero sí ser candidato a presidente. Las PASO de agosto quizá sean su recuperatorio de los bochazos como ministro y el pase al examen final de las elecciones generales de octubre.

Tercero, lo de Massa confirma que el poder del ministro de Economía es inversamente proporcional al ciclo económico, a si el Presidente entiende de economía y al poder de otras dependencias del Gabinete. Su confirmación como candidato de UxP es un reflejo de la autopreservación del kirchnerismo tras la crisis que significó la salida de Guzmán como ministro en 2022.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS