17.6 C
Buenos Aires
22 junio, 2024

El Gobierno inició las obras del gasoducto «reversal» para reemplazar el gas que viene de Bolivia


Será una ampliación del de Vaca Muerta, cuyo segundo tramo arranca desde Córdoba. Demandará US$ 700 millones.

A Bolivia se le está terminando el gas para exportar a Argentina. Y eso obligará al país a tener que abastecerse con gas propio, en especial en el centro y norte del país. El ducto que traía gas de Bolivia a Salta y después a otras provincias cambiará de dirección. El proceso se llama “reversal” y el Gobierno lo anunció el viernes.

La reversión consta de tres obras diferentes. Un gasoducto entre Tío Pujio-La Carlota (en Córdoba, cerca de Villa María) que demandará 122 kilómetros de caño. También contempla dos ampliaciones del gasoducto norte (son 62 kilómetros) y la reversión del sentido en cuatro plantas compresoras existentes: Ferreyra y Dean Funes (Córdoba), Lavalle (Santiago del Estero) y Lumbreras (Salta).

La inversión para esta obra, que es la segunda parte del gasoducto que conecta Vaca Muerta con Buenos Aires, demandará una inversión de US$ 710 millones. Según fuentes oficiales, hay un crédito de US$ 540 millones del Banco de Desarrollo para América latina y el Caribe (CAF).

La intención oficial es que este gasoducto se encuentre listo para el invierno próximo, de 2024. Según estimaciones del Gobierno, permitirá ahorrar cerca de US$ 2.000 millones. Es porque el gas proveniente de Vaca Muerta resulta más económico que el comprado a Bolivia.

Permite llevar el gas de Vaca Muerta a las industrias de Córdoba, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Salta y Jujuy, así como la conexión de hogares a las redes de gas natural y el desarrollo a escala de nuevas actividades industriales, especialmente la minería de litio”, informó Enarsa, la empresa estatal que tiene a cargo el proyecto.

Este gasoducto también abre las puertas de exportar hacia el norte de Chile, el centro de Brasil y Bolivia. Contribuirá a bajar el costo de generación eléctrica y del gas para las empresas ubicadas en el norte del país.

Enarsa ya se encargó de la construcción de la primera parte del gasoducto, entre Vaca Muerta y Buenos Aires. La obra costó US$ 2.700 millones. Agustín Gerez, titular de Enarsa, logró que las constructoras (entre ellas Techint y Sacde, que tuvieron la mayor parte) hicieran la obra en menos de 180 días.

«Esta primera etapa (desde mediados de 2023 hasta a fin de año va a permitir un ahorro de USD 1.700 millones. Y en 2024, que va a estar todo el año operativa, va a permitir un ahorro de USD 4.000 millones. El impacto es increíble», dijo la secretaria de Energía Flavia Royón.

De la inauguración participó la plana mayor del Gobierno: El presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ministro de Economía  Sergio Massa.

Cristina pronunció el discurso más extenso  y dispensó elogios al candidato Massa, que fueron retribuidos por él mismo hacia ella, y ninguneando al actual presidente, que estuvo sentado a su izquierda.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS