25.8 C
Buenos Aires
22 febrero, 2024

Sorpresa: el Silicon Valley del campo queda en Río Cuarto

Luciano Nicora decidió en su natal Río Cuarto dar un vuelco a lo que venía haciendo. Había invertido tanto tiempo y dinero en apostar en diferentes start ups que llegó a coleccionar unas 26 y este abogado, que es parte del universo emprendedor, percibió que ya era inmanejable.

Renunció a ese esquema que había creado desde cero. Y arrancó una nueva aventura a partir de la realidad de esa localidad, la pampa gringa cordobesa, ubicada al sur de la provincia, a 213 kilómetros de la capital y que es parte de la llanura fértil que aún conocemos como la pampa húmeda.

En Río Cuarto, gracias a su potente universidad, el impulso de los productores y entidades como FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina) hay 15 tecnológicas dedicadas al agro a las que bautizaron como agtech. Se trata del más alto nivel per cápita de la región.

¿Por qué Río Cuarto?

Así las cosas, Nicora que es socio fundador y vicepresidente de Endeavor, junto a otros amigos, todos de Río Cuarto, pusieron a germinar la idea. Con Manuel Ron, Federico Cola, Rafael Ibáñez y Gerardo Roccia se propusieron crear un Silicon Valley. ¿Dónde?, en Río Cuarto, por supuesto.

Con un ritmo que parece no dejarles tomar aire, lanzaron Pampa Start. Este fondo de inversión convence a los productores que en vez de invertir los excedentes en ladrillo, apuesten a la tecnología que les cambiará la manera de producir.

Realizan un profundo trabajo d e investigación para localizar a las nuevas start ups . En el primer fondo recolectaron US$ 1,7 millones, el segundo a punto de nacer, US$ 5 millones y seguirán escalando a los US$ 50 millones.

“ Es una inversión de riesgo, como todas las que se hacen en el campo. De allí que se trata de destinar un porcentaje para lo que es una estructura jurídica en la que se eligen las empresas para invertir, Nuestro objetivo es descubrir a los Messi de la tecnología”, explican a coro.

¿Qué se proponen cambiar?

“Podemos ayudar a que existan grandes agtechs en el mundo desde Río Cuarto. Hay mucho talento. El primer desafío que tuvimos fue lograr que los productores agropecuarios invirtieran en un fondo de estas características y hay mucho entusiasmo”, dicen.

“Río Cuarto tiene las condiciones naturales para replicar la creación de un sistema agtech. Van a empezar a venir grandes espacios y capitales del mundo”, se juegan.

Bioetanol y bioelectricidad en las plantas de Bio4.Bioetanol y bioelectricidad en las plantas de Bio4.Los socios de Pampa Start ya tienen un recorrido en el ecosistema emprendedor. Manuel Ron es uno de los impulsores de la industria del bioetanol y de su enorme potencial para sustituir a los combustibles derivados del petróleo. Se trata del CEO de Bio4, también de Río Cuarto.

Rafael Ibáñez fue el creador de IncluIT, dedicada a desarrollos sofisticados de software para diversas industrias, desde las aerolíneas a la automotrices. Fue vendida a la alemana Avenga dedicada a la ingeniería y consultoría informática.

Federico Cola integra la tercera generación de una familia de productores agropecuarios de Río Cuarto. Creó Seed Matriz, una agtech que aplica a las semillas una cobertura que ayuda a la siembra y a la germinación. Ya va por su segunda ronda de inversión y está armando su laboratorio en Saint Louis, en el estado de Missouri, en EE.UU. Al equipo se suma el abogado Gerardo Roccia y el administrador de empresas, Juan Martín Ninfea.

Monitoreo con dronesMonitoreo con dronesHasta el momento, invirtieron en seis empresas. Y dos son mucho más que una promesa: Sima, que con un programa digital permite manejar los lotes con precisión quirúrgica, monitorea 7 millones de hectáreas y esta dando el salto al exterior.

Otro caso es DeepAgro, el sistema de pulverización selectiva que por inteligencia artificial detecta cuándo se trata de un cultivo y cuándo de una maleza para aplicar la dosis exacta del herbicida. Van por más pese a lo que pasa en el país.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS