6.4 C
Buenos Aires
25 junio, 2024

El secreto del trap: un huracán que pasó de la plaza del barrio a llenar grandes estadios

Lo que antes era cargar todos los instrumentos para juntarse en el garaje de una casa y ensayar para formar una banda, hace tiempo que cambió por reunirse en una plaza a tirar rimas junto a un beatboxer (quien recrea las bases musicales usando la boca como único instrumento) o en una habitación con una computadora para disparar las bases.

Se podría decir que esos encuentros de freestyle fueron las inferiores de los más destacados artistas nacionales de trap, el género musical del momento que es furor entre los jovenes y suma millones y millones de reproducciones en las distintas plataformas. Solo basta buscar la lista de «los 50 más escuchados» en Spotify para comprobarlo.

Intérpretes como Duki, Trueno, Wos, Paulo Londra y La Joaqui, entre tantos otros, comenzaron -en plena adolescencia e incluso antes- con muchas ganas de hacer rap en el mundo de las batallas de gallo (competiciones de freestyle) y de ahí saltaron a YouTube con sus mejores rimas.

Ellos aportaron las voces y a eso se le sumaron unas novedosas bases rítmicas, creadas por otros adolescentes, un tanto más lentas que las del rap, que fusionan el hip hop, el reggaetón y la electrónica.

La música urbana, con el trap a la cabeza, está en pleno auge, el futuro de los intérpretes no tiene techo, tanto a nivel nacional como internacional, y los seguidores se multiplican por miles. Resulta difícil encontrar a un chico o chica que no sepa de qué hablamos cuando hablamos de trap. Y todo surgió en las plazas de los barrios. Pasaron de tirar rimas con amigos a ser los más escuchados y llenar estadios.

El fenómeno del Duki

El máximo ejemplo de esto es Mauro Ezequiel Lombardo. Duki se crió artísticamente en El Quinto Escalón, el ya mítico encuentro de batallas de freestyle en Parque Rivadavia, barrio de Caballito, creado por YSY A -hoy otro referente del trap- y Muphasa. De toda esa camada fue el primero que dio el salto a la música.

En unas de sus primeras notas ya dejaba en claro su proyección, asegurando que utilizaba su faceta como freestyler para ganar notoriedad y seguidores que luego llegarían a su música.

No vendo trap fue el primer track que lanzó, a finales de 2016, Duki (léase El Duko para sus fans).

El Duki, gira por Estados Unidos. Foto gentileza Guido Adler/Dale Play.

El Duki, gira por Estados Unidos. Foto gentileza Guido Adler/Dale Play.
El trap tiene sus orígenes en los años ’90 en el sur de los Estados Unidos, con la ciudad de Atlanta a la cabeza, y sumó ritmos del reggaetón, la electrónica y, aquí también, del rock. Y un sello distintivo del género, algo que el Duki en ese entonces supo explotar al máximo, fue el auto-tune, efecto aplicado a las voces, que adquieren un timbre artificial, medio robótico.

Por este lado llegaron las primeras críticas al trap (término estadounidense para denominar el lugar donde se venden drogas ilegalmente), como también por sus letras y videoclips, donde están presente las referencias al uso de armas y drogas.

Sin embargo, Duki siguió adelante y en 2017 lanzó She Don´t Give A FO y Hello Cotto, hits que corearon más de 180 mil personas en las cuatro fechas que el porteño realizó en el estadio de Vélez en noviembre de 2022.

Luego, junto a Khea y Cazzu, llegaría Loca, el hit que catapultó al trap nacional a todo el continente y Europa. Actualmente, el tema acumula más de 716 millones de reproducciones en YouTube. Para el remix se sumó Bad Bunny, principal exponente del género a nivel internacional.

Opina Lucho SSJ

«El Duko fue el primero en abrir los ojos y decir ‘la vaina es por la música’. Ahí muchos freestyler lo siguieron y se creó la escena musical acá. Todo se fue dando de una forma muy natural», analiza Lucho SSJ, quien, con 21 años, es uno de los máximos exponentes del género en el país.

Lucho comenzó a asistir a El Quinto Escalón a los 15 años y ahí comenzó su relación con Duki, quien rápidamente quedó impactado por su talento y lo comenzó a apadrinar. «Yo normalizo todo lo que a él le pasa porque es mi amigo hace años, estuve en su pieza cuando sacó el primer tema».

Y agrega: «Pero si me pongo a pensar, como artista está rompiendo muchas estructuras, está llegando a otro nivel. Yo a veces digo ‘Wow, estoy en un álbum con él, que es uno de los grandes artistas de habla-hispana actualmente’», describe Lucho SSJ sobre su amigo, con quien colaboró en Cuanto, tema del disco Desde el fin del mundo (2021).

Lucho SSJ y El Duki, años atrás. Foto Archivo.

Lucho SSJ y El Duki, años atrás. Foto Archivo.
-¿Te gusta más Duki haciendo trap o reggaetón?

-Pasa que él es súper bueno en el trap y en el reggaetón. Es súper versátil, eso lo destaca. Yo me bacilo todos sus temas porque es mi amigo, mi hermano y la rompe en cualquier género, pero en el trap es el Duko, el Duko de siempre, el de Modo Diablo (NdR: el grupo de Duki junto a Neo Pistea y YSY A).

Lucho SSJ revela las claves del éxito de Duki

Download audio

Escucha el audio
La pregunta a Lucho SSJ está relacionada con el salto a otros estilos que dio años atrás Duki, en lo que denominó «temporada de reggaetón», siguiendo una corriente que también tomaron otros artistas y que amplió la base de representantes argentinos en la industria de la música a nivel internacional.

El éxito de Bizarrap

Este grupo también bien podría estar encabezado por Luciano Julián Conde (alias Bizarrap), quien recientemente fue elegido por la prestigiosa revista Variety como uno de los artistas jóvenes mas influyentes de Hollywood.

Biza también viene del free y El Quinto Escalón, aunque en su faceta como productor, haciendo sus «combos locos», tal como llamaba a sus remix y videos que luego subía a YouTube, donde comenzó a ganar popularidad.

Bizarrap, atracción central de grandes festivales internacionales.

Bizarrap, atracción central de grandes festivales internacionales.
También hizo un remix de No vendo trap y dio el salto con su primera Freestyle Session, junto a Kodigo, en 2018.

Su premisa era clara, convocar a un freestyler a su casa en Ramos Mejía a grabar un tema. El se encargaría de la base rítmica y que fluya. Por allí pasaron referentes de la escena como G Sony, Acru, Lit Killah. Y después llegarían las Music Sessions (ya con una letra acordada previamente), las mismas que hoy convocan a artistas de la talla de Shakira, Rauw Alejandro, Peso Pluma, Anuel AA… y que rompen todos los rankings apenas salen.

Lucho SSJ colaboró en la BZRP Music Sessions #26, la cual surgió con el mismo método que el productor sigue utilizando: un mensaje vía redes al artista. «Es una bestia. También se merece mucho el lugar al que llegó, porque es un súper buen pibe. Él contó conmigo para el proyecto cuando se estaba despegando. Salió de forma natural, él tenía ganas de hacer algo conmigo y entonces fuimos e hicimos un tema. Él es una súper persona. Cuando lo veo me doy cuenta que es la misma persona».

«Empezamo’ tocando pa’ 30 persona’ y ahora te llenamo’ el estadio», lanza Duki en la Music Sessions #50 de Bizarrap, dejando en claro de dónde vienen y cuál es el presente de ambos. Mientras que a él lo esperan dos fechas en River (2 y 3 de diciembre, ya agotadas) y una en el estadio Bernabéu de España (8 de junio de 2024), el Biza, que en este 2023 dio un salto con sus shows en vivo, es convocado para cerrar los festivales más reconocidos en distintas partes del mundo.

La explosión del RKT

Así como a la ola del trap se le fueron sumando otros géneros y artistas, como Martina Tini Stoessel, Tiago PZK, Nicki Nicole, María Becerra y Emilia Mernes, con sonidos más urbanos y pop, también otro grupo llegó a raíz de la explosión del RKT, con L-Gante como principal exponente.

Elián Ángel Valenzuela (L Gante), el máximo exponente del RKT. Foto Maxi Failla

Elián Ángel Valenzuela (L Gante), el máximo exponente del RKT. Foto Maxi Failla
A los 20 años, en octubre de 2019, Elián Ángel Valenzuela, nacido en General Rodríguez, sacó el tema L-Gante RKT, en colaboración con PAPU DJ y puso a bailar a todos los jóvenes en plena pandemia.

Ahí nació definitivamente la combinación del reggaetón, el rap y la cumbia villera: RKT, nombre que viene de los remix, con los graves al máximo, de temas reconocidos que venían haciendo los DJ’s en el boliche Rescate (de ahí ‘RKT’), ubicado en San Martín, actualmente cerrado.

Uno de ellos era el DJ y productor Matías Emmanuel (DJ KBZ), quien recuerda: «Al RKT lo creamos en el 2010, 2011 con las fiestas. Es un sonido bien de barrio. Después el sonido lo usaron muchos otros DJ’s. Y L-Gante fue la voz, el exponente para pegarlo».

Matías Emmanuel, DJ KBZ, en la puerta del boliche Rescate, donde nació el RKT.

Matías Emmanuel, DJ KBZ, en la puerta del boliche Rescate, donde nació el RKT.
Y suma sobre el nacimiento del género: «Nosotros hacíamos​ una vez al mes una fiesta que se llamaba OH Cartagena, venían de muchos barrios de Zona Norte a escuchar nuestra música. El DJ de Rescate ponía nuestros temas. Hasta que un día nos invitaron a tocar a Rescate y fue una bomba».

-¿Cómo era ese primer RKT?

-Yo usaba un programa de producción precario. Un bajo, un a capella arriba y salía. Fue pura y total imaginación propia de ese momento, un sonido quizás muy básico para muchos, pero que a la gente le gustó desde el momento cero. Uno de los primeros temas fue de Los del Fuego con base RKT. Explotó en el baile.

L-Gante siguió con su táctica de escribir letras rapeadas sobre vivencias callejeras sobre bases de este nuevo ritmo con Malianteo RKT. 

Video: L-Gante presentó un nuevo video y le dedica un párrafo a Cristina Kirchner

L-Gante presentó un nuevo video y le dedica un párrafo a Cristina Kirchner

Todo explotó con la colaboración de L-Gante con Bizarrap (BZRP Music Sessions #38), en la que el cantante cierra con su ya famoso latiguillo: «Cumbia 420 pa’ los negros». Y florecieron los intérpretes: como El Noba (1997-2022), Kaleb di Masi, Callejero Fino (el de la frase “Pa los giles, rafagazos”), más los que llegaron desde otros estilos, como La Joaqui, también con pasado en competencias de freestyle.

A diferencia de la primera ola de traperos que en un primer momento optaron por alejarse de los medios tradicionales, postura que después cambiarían, los intérpretes de RKT rápidamente llegaron a la televisión, muchos de ellos de la mano de conflictos judiciales y conflictos mediáticos.

Lo cierto es que los máximos exponentes del trap y RKT argentino, muchos de ellos colaborando entre sí, coparon todos los charts y premios internacionales, logrando que Argentina vuelva a tener presencia en la industria de música latina, cada vez más fuerte en el mundo. Y todo surgió desde bien abajo, de los barrios a los estadios.

WD

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS