23.3 C
Buenos Aires
3 diciembre, 2022

La Tora, eliminada de Gran hermano: “No me arrepiento de nada, pero si volviera cambiaría las formas”

Estuvo cinco semanas en la casa. Personaje polémico, fue muy criticada por varios compañeros y también en las redes. Sus emociones en primera persona.

Seguidilla de entrevistas, charlas con el equipo de psicólogos y tratar de dormir de a ratitos. Ése es el protocolo que siguen los participantes que abandonan la casa de Gran hermano, una vez que son expulsados por el voto del público. Lucila Villar, La Tora, está en ese proceso, como la quinta y más reciente eliminada del reality de Telefe.

“Todavía no caí, no tengo noción de nada porque no pude tener contacto con casi nadie de afuera, sólo puede estar cinco minutos con mi mamá, mi hermano y mi mejor amiga, pero no podían contarme nada. Así que no sé mucho de las repercusiones de mi salida”, cuenta Lucila en la charla telefónica con Clarín. Antes había estado en el debate de GH de los lunes.

La joven de 28 años, que se fue con el 65,38 % de los votos en contra, asegura estar tranquila y sin remordimientos por su desempeño en el reality. “No me arrepiento de nada, pero si volviera cambiaría las formas. Creo que podría mejorar mis modos“, explicó sobre su accionar más que frontal.

Muñeca brava a la hora de jugar

Ese temperamento le valió críticas tanto adentro como afuera de la casa. “Por mi carácter, sabía que me podía pasar algún cruce, aunque sigo sosteniendo mis pensamientos y mis convicciones”, agregó.

La Tora dice que es fan de “gran hermano” desde chiquita. Foto: Prensa.

La Tora pasó cinco semanas en el reality, de las cuales la mitad fue más que intensa por sus enfrentamientos con algunos de los otros participantes, como Walter “Alfa”Santiago, Agustín Guardis y Juliana Díaz, por ejemplo.

Con Alfa se enfrentó por una actitud que el participante más veterano tuvo con Coti Romero y que La Tora consideró como acoso.”No me parece que se pueda tomar como broma un tema así”, sostuvo.

“Ahora puedo ver los videos de lo que pasó adentro y me lo banco, y no tengo problema en hablarlo con cualquiera, como en el debate. Ya sé que van a ir a tocar mis puntos débiles“, dice. “Además, eso sirvió para sacarle la careta a Juliana, por ejemplo”, declaró sobre los entredichos con la santafesina.

La participante, que al entrar se definió como experta en Programación Neurolingüística (PNL), cuenta que, en 2016, ya se había presentado al casting de GH de esa temporada, pero no quedó elegida. “Soy creyente y sé que de algo me salvó”, destaca. “En cambio, en este estaba segura de que iba a entrar y por eso estuve todo el tiempo agradecida por la gran experiencia que estaba viviendo”.

La conmovedora despedida de La Tora con “Cata”, su amiga dentro de la casa.

Soy tu fan, GH

Además, la Tora dice que, desde que era muy chiquita quería ser parte del reality. “Soy fan de Gran hermano desde siempre, era una nena y decía que un día iba a estar ahí. Me vi como cinco ediciones y por eso quiero vivir todo lo que esté relacionado con el reality hasta el final”.

Mientras que a mucha gente le espanta y no soportaría pasar tiempo aislada en una casa compartiendo tiempo con extraños, a ella era lo que más le llamaba la atención. “Siempre quise vivir eso, el encierro compartido con muchas personas”, dice enfática.

Por otra parte, repasando sus cinco intensas semanas en el reality que conduce Santiago del Moro, La Tora no duda: “Me llevo la experiencia, es puro juego, con algunos comparto más que con otros, pero me llevo lo mejor de cada uno porque de todo se aprende algo”.

Lucila Villar se quedó afuera del reality después de cinco semanas.Foto: Prensa.

De su grupo cercano formando por María Laura “Cata” Alvarez, Nacho Castañares, Mora Jabornisky y Juan Reverdito (los dos últimos eliminados, lo mismo que Tomás Holder y Martina Stewart Usher) siente que entre ellos compartían los códigos.

Y asegura: “Nunca dudé de ellos. Pero con Cata dudábamos de la lealtad de Juliana y nos nos equivocamos. Por eso estoy recontra tranquila”. Además, cuenta que lo primero que va a hacer cuando el reglamento le permita levantar el aislamiento es llamar a sus compinches de la casa para encontrarse: “Me veo, en algún momento, haciendo salidas con Mora, Juan, Nachito y Cata”.

A pesar de los malos momentos vividos adentro de la casa, Lucila que se define como muy emocional y pasional, asegura que, si se da el repechaje, le encantaría volver a entrar a la casa: “No me callaría nada, pero creo que hablaría de todo más tranquila. Eso es parte de lo que aprendí”.

En el mano a mano final con Juliana, La Tora se fue con el 65,38% de los votos del público.

Antes de entrar a la casa, Lucila trabajó en el negocio de la marroquinería y, luego, vendiendo tratamientos médicos y estéticos junto a un grupo de médicas. Lo que le espera luego de la temporada de GH2022 es aún incierto.

“Me gustaría hacer algo vinculado con las redes sociales o el streaming, siempre y cuando comparta el contenido que consumo”, asegura: “Pero habrá que ver, todavía no tengo idea de nada, no termino de caer. Voy un día a la vez“.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS