11.4 C
Buenos Aires
21 julio, 2024

Tras el faltazo al Pacto de Mayo, Javier Milei se mostró junto a Victoria Villarruel y buscó frenar las versiones sobre diferencias internas

La vicepresidenta Victoria Villarruel, que acusó un estado gripal para no viajar a Tucumán, se mostró este martes 9 de Julio junto a Javier Milei y se mantuvo animada durante todo el desfile militar para conmemorar el 208 aniversario de la Independencia.

Llegó al palco ubicado sobre la avenida Libertador minutos antes que el jefe de Estado. Los dos habían compartido antes el Tedeum en la Catedral metropolitana donde el Arzobispo Jorge Ignacio García Cuervo hizo un duro diagnóstico de la situación social.

El saludo entre ambos fue protocolar. La distancia se fue desvaneciendo con el correr del desfile. Milei y su vice se ubicaron juntos y se los vio dialogando al oído durante el transcurso de la ceremonia.

La presidenta del Senado casi no se sentó. Hija del segundo jefe de la compañía de comando 602 que participó en Malvinas, se siente parte de la familia militar y nunca dejó de animar. Antes de que Luis Petri fuera nombrado, pretendía tener más injerencia en las carteras de Defensa y Seguridad.

Más tarde, Milei y Villarruel se subieron juntos a un tanque argentino mediano Tam 2C, el orgullo del Ejército. Hicieron bromas, se rieron y el Presidente gritó «viva la libertad carajo».

El Presidente agitó los brazos y se sumó a los cánticos de los espectadores. El mandatario y la vicepresidenta se abrazaron para despedirse y acallar los trascendidos de un vínculo dañado desde el final de la campaña.

«La relación entre ellos es fluida», graficó un funcionario al tanto de la intimidad del diálogo entre ambos.

El comentario apunta a la injerencia de la secretaría general de Presidencia y la mesa chica de Milei, un filtro que la vicepresidenta nunca necesitó.

Video

El presidente y la vicepresidenta participaron de la celebración que se realizó por la Avenida del Libertador.

La última vez que habían compartido una sala fue el 2 de julio en una reunión de Gabinete en Casa Rodada, donde la vicepresidenta esperaba ocupar en diciembre un despacho, una idea que nunca se consumó. La participación de Villarruel en esos encuentros es intermitente.

La compañera de fórmula del Presidente siempre intentó mantener un diálogo institucional con el Senado y con los gobernadores, aun en el peor momento del vínculo entre el Ejecutivo y esos actores. El aumento de las dietas en el Senado, criticado por la Rosada, también resquebrajó la relación.

La vicepresidenta pretende reactivar una agenda propia que incluya viajes a las provincias. Valora las fiestas populares que fueron vilipendiadas por el vocero presidencial.

Tras haber visitado San Luis , Catamarca y Salta se la esperaba al final de esta semana en Misiones. En el Senado aseguran que dependerá de la evolución del estado gripal que le impidió viajar a Tucumán y que no le impidió ser parte del desfile militar.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS