14.3 C
Buenos Aires
5 octubre, 2022

La mayoría de las personas tiene ganas de mudarse

Por Germán Gómez Picasso

Director de Reporte Inmobiliario

Es verdad que en la actualidad hay muchas propiedades publicadas a la venta, pero también es verdad que los precios bajaron ya entre 35% y 40%, y ese elemento comenzó a generar más demanda nuevamente. Y tambien es verdad que a la gran mayoría de nosotros nos gustaría mudarnos. Este dato surge de una encuesta que realizamos en la que, de las 386 personas que participaron, el 74,1% dijo que tiene intenciones de mudarse.

Lo que sorprende es que la mayoría de los encuestados (56,2%) se quieren ir a una casa, con parque y jardín; y en esto seguramente tenga mucho que ver la penetración del teletrabajo y la búsqueda de un mejor estilo de vida que pregonan los medios de comunicación y redes sociales.

El término que utilizan los estadounidenses para describir este comportamiento es YOLO (“You only live once” o “solo se vive una vez”). Lo que además puede estar pasando es que gran parte de la oferta de propiedades publicadas responde a una utopía: “Vendo el dos ambientes y poniendo poca diferencia de dinero me mudo a un castillo”.

Otro dato interesante que surge de nuestra encuesta es que casi todos quieren una casa moderna; el estilo moderno y el minimalista suman el 63,5% de los votos en un sistema en que el entrevistado tenía imágenes de cada estilo arquitectónico. El estilo clásico se ubica en tercer lugar con tan solo el 12,1% de los votos. El público definitivamente cambió.

En resumen, hay mucha intención de mudarse, el sector está viviendo un buen momento y más allá de lo que pasa en el resto de los sectores de la economía, el inmobiliario es el único o casi el único sector que queda totalmente dolarizado, porque ya ni los chacareros cobran en dólares a cotización libre.

En Capital Federal, las escrituras se recuperan de a poco, pero en la Provincia de Buenos Aires y en varias localidades del interior, la demanda comenzó a activarse y las cantidades a acercarse a los niveles promedio de las últimas décadas.

Hoy el valor promedio para departamentos usados en CABA es de US$1583 por metro cuadrado; en GBA, de US$ 1.470 por m2 y el promedio de las principales plazas del interior se ubica por debajo de los US$1.000. Muchos ya creyeron que estos valores con bajas que llegan al 40% desde el pico del 2018 y que se retrotrajeron a precios de 12 años atrás va a ser difícil de perforarlos, más en un mundo en el que el precio de los activos no paró de subir estos últimos años.

Algunos hacen otra cuenta: con la inflación de los últimos meses de EE.UU., en menos de 8 años perdería la capacidad de compra de la mitad de mis ahorros en dólares si los tuviera en el colchón. Los famosos US$350.000 millones que tienen los argentinos son los que vuelven a mover el mercado.

Pero no nos engañemos: ¿Cuántos años hace que un asalariado no puede comprar una vivienda a partir de los ahorros? Hace unos días una inmobiliaria líder nos decía: “Los padres están saliendo a comprar departamentos para los hijos porque ven que no pueden comprar y ni siquiera les dan los ingresos para poder alquilar”.

Por el lado de la actividad de la construcción, el impulso también es fuerte, con costos en dólares superdevaluados la gente saca los ahorros que posee en pesos antes de perder capacidad de compra o los dólares antes de que la inflación en pesos le gane a la devaluación. Y realmente nos preguntamos: ¿hacía falta otro blanqueo para la construcción en estos momentos?

Y del otro lado, el mercado de alquileres, explotado, ya casi sin oferta, con precios que vuelan y yendo cada vez más hacia la informalización total. De la derogación de la ley de alquileres no se habla nada, pero de seguir la actual situación vamos rápidamente a “alquileres cero”. No va a existir oferta formal directamente. La noticia va a dejar de ser el incremento de los alquileres para pasar a ser que no hay alquileres. Y es cuestión de meses solamente.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS