14.3 C
Buenos Aires
5 octubre, 2022

Paula, otro nombre de una larga lista de nenas a las que no dejan jugar al fútbol

Las reglas están para cumplirlas, pero también para ser modificadas cuando la coyuntura cambia. Mientras en las canchas del torneo de Primera División la AFA se embanderó bajo el lema de un fútbol para ellos y para ellas -con motivo del Día de la Futbolista, del 21 de agosto y con invitaciones a una futbolista de cada club durante la 15° fecha-, en una liga infantil le sacaban los puntos a un club que incluyó a una nena en su plantel porque un reglamento arcaico prohíbe el fútbol mixto en categorías competitivas.

Tener 10 años y ser una nena parece estar mal en el fútbol argentino, que limita los equipos mixtos a las edades de fútbol recreativo. Los casos de chicas a las que les dijeron que no podían jugar al fútbol a esa edad se acumularon en los últimos años.

Esta vez, le tocó a Paula, aunque no solo a ella; su equipo de la categoría 2012 también fue sancionado con la quita de todos los puntos que había sumado en las 13 fechas jugadas en la Liga de Buenos Aires ​porque una nena había jugado con ellos.

Según informó la web Cañuelas Al Día, el reclamo llegó desde el Club Alem de General Rodríguez porque Cañuelas Fútbol Club (CFC) tenía en su equipo a una nena de 10 años.

“Creemos que tanto la protesta del club rival, que motivó la determinación, como la sanción en sí provocan una enorme desigualdad, no tienen perspectiva de género y atentan contra la idea de un fútbol diverso e inclusivo como soñamos”, dijeron desde la institución perjudicada.

A diferencia de lo sucedido en otros casos, en los que los clubes decidían “eliminar” a esas chicas de sus planteles, el de Cañuelas redobló la apuesta: además de contar con Paula, incorporó a otra nena hace un mes. Y cada fecha se somete “a la derrota” al incluirlas.

El deporte no tiene género. Paula y sus compañeros del equipo del Cañuelas Fútbol Club. Foto Cañuelas al Día

Sin embargo, el problema es de fondo y parte de una AFA que desde hace más de un año trabaja en un fútbol mixto que no llega.

A diferencia de Uruguay, Colombia, España, Eslovenia, Portugal, Italia y Alemania, que permiten el fútbol mixto amateur hasta los 17 años, en Argentina el sistema mixto no fue aprobado, pese a que una regulación de la FIFA sugiere aplicarlo “al menos hasta los 12 años”, ya que “contribuirá enormemente al desarrollo del fútbol”.

Las que salen lastimadas de esta situación son, claro, las nenas y los compañeros que ya ven con naturalidad jugar con ellas.

El fútbol femenino en Argentina, en tanto, es solo para mujeres de entre 16 y 40 años, aproximadamente, dejando afuera un grupo etario demasiado grande, al que le corta la proyección en su etapa de formación, entre los 10 y los 15 según las disposiciones de cada liga.

La intervención del Ministerio de Mujeres de la Provincia

La ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, se reunió con el padre de Paula Bolaño, el presidente de Cañuelas Fútbol Club, Daniel Roncoli, y su directora de género, Patricia Ramirez. Foto Prensa Ministerio

A través de un comunicado, el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires le pidió a la AFA “compromiso sobre el fútbol mixto en las divisiones formativas de los clubes que señale el camino para facilitar el cambio de reglamento de las ligas, en línea con las recomendaciones realizadas por la propia FIFA”.

El organismo, además, manifestó “su preocupación” y redobló “su compromiso con todas las deportistas que son discriminadas por ser mujeres”. “El nombre de Paula se suma a la larga lista de niñas a las que se les niega el derecho a jugar al fútbol en categorías infantiles competitivas. Se repite entonces la historia de Emma Rodríguez de Guaminí, Renata de Villa Gesell, Martina de Córdoba y de tantas otras niñas que no tienen garantizado el derecho al juego”, enumeró.

Las Ligas prohíben la participación de mujeres y al no contar con categorías mixtas o femeninas, las niñas no cuentan con ámbitos deportivos competitivos para seguir jugando. Situaciones como las vividas por la jugadora de Cañuelas FC no pueden suceder en el marco de las leyes que protegen los derechos de las niñeces en la provincia de Buenos Aires como la Ley Provincial N°13.298 de Promoción y Protección Integral de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (NNYA) y la Ley Micaela en el deporte, Ley Provincial N°15189”, agregó.

Asimismo, el Ministerio felicitó al “Club Cañuelas, que protege a la jugadora y enfrenta las sanciones impuestas por la Liga”. “Marca el camino a seguir para todas las instituciones deportivas y evidencia la importancia de la existencia de las comisiones de género en los clubes. Con este compromiso y voluntad política, el Estado provincial acompaña, gestiona y decide sobre políticas públicas para garantizar un deporte justo, libre, equitativo y sin violencias. Paula y todas las jugadoras deben disfrutar y jugar. Nuestra responsabilidad es garantizar y promover esos derechos”, concluyó.

En el encuentro, que sirvió para analizar la situación de Paula en la Liga Buenos Aires y la problemática que atraviesan las niñas y adolescentes que quieren participar en los torneos de fútbol mixto, se decidió preservar a la nena y no fotografiarla. Foto Prensa Ministerio

El viernes, sin la presencia de Paula para evitarle una mayor exposición, la ministra bonaerense Estela Díaz se reunió con el padre de la nena, el presidente de Cañuelas Fútbol Club, Daniel Roncoli, y su directora de género, Patricia Ramirez, para analizar la situación de Paula en la Liga Buenos Aires y la problemática que atraviesan las niñas y adolescentes que quieren participar en los torneos de fútbol mixto.

“Esto sucede en muchos lugares de la provincia de Buenos Aires. Hay dictámenes de discriminación por parte del INADI, y hay ligas que habilitan el juego mixto. Nosotras venimos trabajando sobre la discriminación en el deporte y en particular en el fútbol, que es muy competitivo. Hay que avanzar en el fútbol mixto, nos parece fundamental, pero es un proceso. Queremos que se haga visible la discriminación que supone”, dijo la funcionaria

Una historia (reciente) de prohibiciones

2017 – El caso de Micaela

Crack. Dicen que Micaela es un 5 con toque que puede llegar al gol.

Como tantas que ahora son mujeres, Micaela Fernández tenía 10 años y era la 5 de su equipo, Los Patos Fútbol Club, hasta que le dijeron que ya no podría seguir jugando porque no aceptaban el fútbol mixto en la Liga Marplatense de Fútbol. Ya no importaba que lo hacía desde los 5 ni que al año ya le habían regalado su primera pelota.

El presidente de la Liga Marplatense de Fútbol, Roberto Fernández, habló con Clarín entonces y afirmó que “no se trata de discriminación”. “Hay determinadas reglas que cumplir. Ningún club de la liga le va a decir que puede jugar, porque está en el reglamento. La AFA no tiene reglamentación de fútbol mixto. Hay fútbol femenino y masculino. Hay tres casos en el mundo de equipos que quisieron fichar a futbolistas mujeres y fueron rechazados por FIFA. Lo que le puedo decir es que aquí este tema no se ha tratado, porque ningún club de la liga va a presentar a una chica, porque no se puede”, remarcó.

A diferencia de otros casos, la campaña #DejenJugarAMica no prosperó y su club tuvo que respetar ese papel. “Estoy cansada de escuchar decir que la haga jugar con nenas y al que no sabe le digo que no lo hace porque hasta los 14 años no hay liga femenina, sino claro que lo haría. Me aguanto todo… escuchar decir por que no la mando a hacer gimnasia. Porque no, porque a Mica le gusta jugar al fútbol, y porque es libre de hacer lo que la haga feliz. Si alguna vez la vieron dentro de una cancha saben de que hablo”, explicó su mamá.

Sin embargo, al año siguiente, Mica y su familia hicieron el esfuerzo de hacer los 70 kilómetros que separaban su Coronel Vidal natal de Mar del Plata para que su hija se sumara a Aldosivi y volviera a jugar.

2018 – El caso de Candelaria

El pedido de Candelaria a los dirigentes de la Liga Casildense de Fútbol. santa fe Candelaria Tiene 7 años y no la dejan jugar en el equipo de futbol de su pueblo por ser una nena caso de discriminacion

Era julio. Candelaria Cabrera tenía 7 años y formaba parte de un equipo infantil de Chabás, su pueblo, ubicado a 140 kilómetros de Rosario. Era la única nena de la categoría 2010 pero en 2018, cuando su club empezó a participar de la Liga Casildense, ella quedó afuera porque el reglamento impedía la participación de niñas.

Por eso, Cande pasó de la cancha a la tribuna de Huracán de Chabás. Pese a que entrenaba toda la semana con sus compañeros, no podía jugar. “Están discriminando a mi hija, y nosotros sólo pretendemos que la dejen jugar para que sea feliz. De la Liga, nadie sabe explicar el por qué. Simplemente lo decidieron así, sin argumentos”, contó Rosana, su mamá, que primero lo divulgó en Facebook.

“Sus lágrimas me duelen más que todas mis heridas, siento impotencia, bronca y mucha tristeza. No sólo por mi Cande, sino por todas las Candes que vendrán seguramente con alguna historia parecida. Una decisión arbitraria, no inclusiva, discriminatoria y cruel que acribilla la ilusión de una nena que soñaba con aprender a tirar una chilena”, explicó en su posteo, publicado a las 3.33 de una madrugada invernal.

La lucha se prolongó hasta diciembre. Ya era verano cuando, finalmente, Candelaria volvió a jugar a la pelota, luego de que la liga santafesina de Casilda, al no haber equipos femeninos, extendiera hasta 10 años el juego mixto. Candelaria, entonces, ya tenía 8 años y ya había recibido una carta de Ruth Bravo, futbolista de la Selección que se enteró lo que le pasaba. “Te tengo una buena noticia: esto va a cambiar. Lo estamos cambiando, te lo prometo…”, le juró. Y la promesa se hizo realidad dos meses después.

2019 – El caso de Zaira

Zaira tiene 6 años y desde los 4 juega a la pelota. Pero por ser nena no puede participar del torneo de Berazategui.

La cancha de la Sociedad de Fomento de Barrio Nuevo, en la localidad El Pato del partido de Berazategui, estaba solo a dos cuadras de su casa. Allí todos los días la escuelita de Fútbol Infantil recibe a las y los pibes del barrio. Zaira era una de ellas. Tenía 6 años y desde los 4 que jugaba ahí hasta que en 2019, cuando podía empezar a competir, en la liga local se negaron a inscribirla por ser una nena.

“El reglamento dice fútbol infantil, ni masculino ni femenino. Lo que ellos me dicen es que hay que tener otros cuidados con las nenas. Pero el fútbol es un deporte de contacto y la nena se puede lastimar tanto como el varón. ¿Acaso porque es un varón no van a tener cuidado?”, se preguntaba en la charla con Clarín la mamá de Zaira Mores, Cristina Verón.

Desde febrero que su hija, que era la goleadora de la categoría 2012, no era plena. “Convivo con mi hija y veo lo que sufre. Es una nena que juega muy bien a la pelota. Ahora está en la liga de Florencio Varela, pero nos queda muy lejos y cuando juega lejos se complica porque mi hijo juega acá. Pero ella está mal porque no puede compartirlo con sus compañeros. Ella me dice: ‘Mami, yo quiero hacer los goles para ellos’. ¿Cómo le explicás a una nena que no se puede? Quiero que ellos me expliquen cómo hacer”, reclamaba.

En mayo, esa situación cambió. “Por fin”, fueron las dos palabras que salieron de los labios de Zaira, que ya tenía 7 años, cuando, luego de una larga incertidumbre, pudo firmar la ficha para jugar al fútbol con el club de su barrio. Su lucha ayudó a otras nenas. Porque tras debatir su caso la Liga habilitó la posibilidad de presentar equipos mixtos en tres categorías: 2010, 2011 y 2012. Así, otra jugadora como Julieta Domínguez (8) pudo representar al club 26 de Agosto en el Campeonato Evita de Berazategui, donde participaban 52 clubes de fútbol infantil. Ni masculino ni femenino.

Del no podés jugar por ser nena a ser auspiciada por una marca

Felicitas juega al fútbol en La Plata

En 2021, Clarín publicó el caso de la argentina Felicitas Flores Mussi, quien a los 8 años se convirtió en la jugadora de fútbol más joven en ser auspiciada por una marca, tras firmar un contrato por tres años con Nike. La joven bonaerense había superado el ‘récord’ de Lionel Messi y Neymar, quienes habían firmado con la misma empresa cuando tenían 14 y 13 años, respectivamente.

La pequeña “tamaño pulguita”, tal como dice una publicidad en la que apareció con Messi, empezó a jugar a los dos años y desde entonces ya se roba la atención de todos. Incluso la del mejor jugador del mundo, el rosarino la felicitó en las redes por su habilidad. Con una sonrisa de oreja a oreja, ella disfruta jugar de enganche y sobre todo de tirar caños en su actual club, ADIP.

Sin embargo, empezar a jugar no fue nada fácil ya que no existía una categoría donde pudiera ser incluida. Con solo cinco años, y una habilidad innata, Felicitas ansiaba poder estar en una cancha. Fue gracias a su papá, que se auto-postuló DT del equipo, y que la liga de su zona le dio el visto bueno para jugar con varones.

“Hasta los 6 años nunca había visto a nenas jugar, por eso, en 2019, la llevamos a la escuelita de fútbol femenino de Estudiantes de La Plata. Se le abrió un mundo nuevo, de no solo pensar que los varones jugaban si no que también las nenas podían hacerlo”, contó su papá. Y ella agregó: “Me gustaba jugar con varones, y gambetearlos, pero después encontré más lugares para jugar con nenas y eso me gustó. Además, me fui haciendo un montón de amigas”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS